El Culto de Almas

Susurros de un viejo rolero

  • RSS
  • Delicious
  • Facebook
  • Twitter

Recomendaciones

La tecnología como herramienta narrativa
Tierra de aventuras - El secreto de los jardines de Mecenas
Cosecha propia - El mañana nunca muere

Ahora Leyendo

Ultimas entradas

Las musas del arte

¿Ideas para crear vuestros módulos. Anaílisis de libros, series o películas interesantes para coger ideas y consejos de cómo desarrollarlas.

Locuras de un rolero

Desvaríos relacionados con Teoría Rolera, consejos de narración, etc. Todos estarán dirigidos a la narración y creación de aventuras.

Tierra de aventuras

Análisis y crítica de las diversas aventuras que vaya leyendo y jugando y que considere dignas de mención. Desde partidas gratuitas credas por fans hasta módulos comerciales.

Juntando letras

Sección para recoger actual plays y las pequeñas ficciones que pueda escribir.

Cosecha propia

En esta sección iré recuperando y comentando algo del viejo material de producción propia que tengo por casa.

No hace tanto tiempo decidí tomarme una temporada sabática en lo que respeta a la dirección. Siempre he sido un Director casi a tiempo completo y eso llega un momento que acaba quemando, así que por el bien de mi propia cordura, decidí dar un paso a un lado y dejar que otros empezaran a dirigir. Lo cual que permitiría a mí por fin jugar un poco, cosa que siempre es de agradecer.

Pero siempre llega el día en que el Director de la campaña que estábamos llevando a cabo no podía venir, así que me lancé a hacer un one-shot de una noche (y así jugar a algo de rol y no tener que acabar como siempre en un juego de mesa). La pregunta erá, ¿qué juego dirigir? 

Y allí estaba el Esoterroristas llamándome desde la estantería.


Hacía tiempo que tenía el Esoterroristas criando polvo y pese a que cuando lo leí en su momento me gustó mucho el concepto y sobretodo su forma de estructurar las aventuras, no había tenido tiempo aún de probarlo (más por reticencias apriorísticas de mi grupo de juego habitual que por otra cosa). Pero la verdad es que la gente para los one-shot no es tan remilgada, menos cuando la única alternativa era echar unas partidas de Munchkin.

Con una fecha fijada y el juego decidido, sólo quedaba por delante encargarse de la aventura. Lo bueno es que aún tenía una semana entera por delante, tiempo más que suficiente. Aún así tampoco quería complicarme demasiado la vida, así que me decidí por descargar alguna aventura que ya existiera del juego y modificarla según los gustos de mi mesa (bueno, más bien según mis gustos, no nos vamos a engañar).

No me maté demasiado a buscar y tiré por lo fácil, descargué el escenario de Operación Asta (módulo gratuito descargable desde la página de Edge) y aunque la idea me parecía buena, el escenario me resultaba excesivamente simple y lineal, incluso para una partida de una noche (será porque mis jugadores llevan ya muchas partidas de investigación con el Cthulhu a sus espaldas).

La verdad es que no tenía mucho bagaje con el juego, pero sí que había tenido la suerte antes de dirigirlo por primera vez de haberlo podido disfrutar varias sesiones como jugador. Esta experiencia me dejó una sensación clara sobre el juego (más bien sobre el sistema GUMSHOE) que no si otros que hayan jugado a este juego comparten.

GUMSHOE se disfruta más, no en función de lo enrevesado que sea el rastro de pistas principal (pistas claves), si no de la cantidad de pistas e información secundaria que puedas obtener mediante uso/gasto de habilidades. Cuanta más información puedan obtener útil para hacerse una idea concreta de lo que está pasando, para llegar a abortar el plan esoterrorista de forma más sencilla y, para qué engañarnos, para que los personajes puedan lucir más sus habilidades, más se disfruta la aventura.

Cuando jugué yo en su momento, recuerdo muy frustrante el que los investigadores hiciéramos cosas lógicas (interrogar testigos, buscar huellas dactilares, etc) y aunque esa parte se interpretaba, siempre te quedaba al final esa sensación de que estabas perdiendo el tiempo, porque realmente en esa localización sólo había la pista clave y un par más a lo sumo y el director ya te las había dado. Te quedaba un poco la sensación de que fuera del rastro de pistas principal todo era un poco "de cartón piedra".

Obviamente cuanto mejor es el director de juego, menos tendrás esa sensación, pero entiendo que desde el punto de vista de diseño de la aventura resulta más productivo "inundar" al máximo los escenarios con pruebas y detalles, que aunque secundarios ayuden a dar color a la trama y hacerse una visión de la amenaza esoterrorista más clara y detallada. 

Así que, pensando en esa premisa, me lie la manta a la cabeza e introduje algunos cambios en la aventura original, alargándola un poco con escenas nuevas y añadiendo algunas pistas secundarias extras que permitieran a los PJs lucir un poco más las habilidades de sus personajes.

Una vez jugada la partida, debo decir que el experimento resultó bastante bien y los jugadores quedaron contentos, así que me he decidido a poner mis modificaciones por escrito y colgarlas por aquí por si a alguien le pueden resultar de interés.

Podéis encontrar la aventura modificada y ampliada aquí: 


Saludos y que vuestro camino sea llano y provechoso.

Leave a Reply